Bodas a Prueba de Coronavirus

¡Qué no cunda el pánico! Ya sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, pero queremos inyectaros una dosis de tranquilidad ante a esta situación tan… «rara» que estamos viviendo.

 

Bodas a prueba de coronavirus

Si eres un proveedor nupcial y estás temiendo que todo se vaya a pique, queremos decirte que: paciencia. Los novios que tenían sus bodas reservadas y todo casi listo para dar el esperado «sí, quiero» no han dejado de querer hacerlo en las mejores condiciones.

 

Que las bodas se aplacen solo hace que tengamos que unir un poquitín más nuestras fuerzas todos los implicados en el sector, pero estamos seguras de que los novios no han reculado en sus decisiones y siguen esperando lo mejor de lo mejor para su gran día.

 

Sí, ya sabemos que muchos novios os llaman disgustados o nerviosísimos por la incertidumbre de lo que pueda pasar en estos momentos y en los próximos meses, pero seguro que nuestras mentes inspiradoras sabrán poner la solución ideal a cada contratiempo. Reservar nuevas fechas y ampararse a las medidas que establezca el gobierno es fundamental.

 

Bodas a prueba de coronavirus

Lo que como expertos debemos hacer, es trasmitir seguridad a nuestros clientes y hacerles ver que no se les va a dejar colgados. Es momento de hacer todo lo que esté en nuestras manos, de estar totalmente al pie del cañón para coordinar fechas y procurar respetar (en la medida que podamos) las condiciones que ofrecimos desde el principio. Si hace falta mover cielo y tierra, pues ¡moveremos cielo y tierra!.

 

La comunicación constante hará sentir a nuestros novios cuidados, y verán que somos unos auténticos profesionales ante cualquier bache que se pueda poner por delante. Y ante todo ¡positividad!. Nuestra actitud siempre tiene que estar arriba porque, no nos olvidemos de que todo tiene solución. La disposición que tengamos nosotros orientará la actitud de nuestros clientes a que todo vaya de la mejor forma posible y así hacer que sea más fácil para todos.

 

El silencio ahora no es un buen aliado, tan importante es hablar directamente con nuestros queridos clientes, como mantener activas las redes sociales y nuestra página web. Dicen que «reinventarse o morir», ¿no?, pues es justo el momento de reorientar nuestra comunicación y no dejar de empatizar con los nuestros en un momento tan complicado.

 

Sólo se ha pospuesto por una temporada el sueño de vivir felices para siempre, pero eso no significa que todo esté perdido. ¡Volveremos a juntarnos para sellar el amor con más fuerza e ilusión que nunca!